Paz y Bien


El 25 de setiembre de 1948, cinco hermanos: Casimiro Cánepa, Emerico Rappeto, dos ex capellanes militares; además los jóvenes Domingo Capponi, Donato Gabella, y Juan Benito de Génova procedentes de la Provincia de Génova llegaron a Lima y fueron recibidos por nuestro Hno. León de Buenos Aires. Los seis tenían una misión: irradiar nuestro carisma franciscano capuchino en tierras peruanas.

Así comienza esta historia, la historia de nuestra Orden en el Perú, que hasta la actualidad ha alegrado con la Buena Noticia del Evangelio, el corazón de muchos peruanos y desde hace más de diez años a nuestros hermanos de Bolivia.

En nuestra itinerancia, según nuestro carisma, hemos llevado y llevamos el mensaje de salvación a las diferentes ciudades, pueblos, asentamientos humanos y parroquias. También llevamos este mensaje a nuestras obras sociales (colegios, clínica y en la Ciudad de los Niños).

Damos gracias a Dios porque nos permite contemplar sus maravillas en cada momento de nuestra consagración, de ser partícipes de esta aventura que comenzó hace 67 años.